Plantas en casa

Las plantas en casa, además de decorar, crean ambientes acogedores y relajantes. Te contamos qué planta de interior o exterior se ajusta más a tu hogar.

Es Eco, es Lógico

28 diciembre 2020

Comparte


Quienes tienen flores o plantas en casa lo saben: cuidarlas da felicidad. Verlas crecer, florecer o dar sus frutos ayuda a fomentar esa sensación de seguridad y satisfacción. Además, es una forma de trabajar la responsabilidad y la constancia con los más pequeños.

Las flores y las plantas en casa, además, crean ambientes relajados y, por tanto, reducen los niveles de estrés en el hogar, y también actúan como humidificador natural al rebajar la sequedad del ambiente. Puedes optar por la idea más tradicional de incorporarlas como plantas decorativas o bien crear tu particular huerto casero. ¿Te animas a crear tu propio pulmón verde con plantas en casa?


Antes de pensar en qué tipo de especies queremos tener en nuestra casa, es recomendable plantearnos tres preguntas básicas:

  • Dónde van a estar las plantas en casa: ¿dentro o fuera? En muchos casos pueden disponer de su propio espacio en el exterior: balcón, terraza o jardín, generalmente; pero en otras ocasiones, la idea es que estén agrupadas en una zona concreta del hogar o bien repartidas en distintas estancias según el espacio de que dispongamos.
  • Cuánta luz van a tener: es importante conocer el nivel de luminosidad de nuestra casa antes de elegir las plantas, ya que según la especie o la variedad precisan de un nivel de luz diferente. Es aconsejable tener en mente dónde las vamos a colocar para dar con el ejemplar ideal.
  • Qué necesita cada planta y cuál es nuestra disponibilidad: conviene informarse de las particularidades de las flores o plantas que vayamos a tener. Cuidados, herramientas necesarias, orientación y tipo de tierra… Por otro lado, es necesario tener en cuenta si vamos a disponer del tiempo necesario para atenderlas correctamente. Hay especies que requieren de una mayor constancia que otras.


5 plantas de interior clásicas


Monstera

También conocida como costilla de Adán por la forma de sus hojas. Ideal para ambientes cerrados. Puede sobrevivir con muy poca luz, aunque le gusta la humedad (no el encharcamiento).

  

Sansevieria

Conocida popularmente como lengua de suegra por sus largas y afiladas hojas, es una planta de toda la vida que sobrevive en condiciones extremas y que encaja con cualquier tipo de hogar. No requiere casi cuidados y, en invierno, no precisa riego. Para que crezca vertical y sus hojas no caigan, mejor tiestos y macetas pequeñas.

 

Aloe vera

Es una planta suculenta que, además de tener infinidad de propiedades, prospera en casi cualquier ambiente y exposición al sol. Como el resto de plantas crasas, conviene moderar el riego sobre todo en los meses de otoño y primavera.

 

Potos

Un clásico de las plantas para tener en casa. Soporta bien la luz y solamente hay que regarla cuando se le seca la tierra. Se recomienda colocarla cerca de las ventanas. Ideal para colgarla o dejarla en estantes para que cuelguen sus ramas.

 

Orquídeas

Las más deseadas y también de las más temidas por su delicadeza. Las espigas y capullos aparecen a finales del otoño y poco después florecen hasta primavera. Aunque sus flores son frágiles, si se siguen algunas sencillas pautas florecerán año a año.