Propiedades de las almejas: beneficios y recetas

Las almejas son un alimento que destacan por su alto contenido en proteínas, minerales y vitaminas. Conoce las mejores recetas y cómo cocinar almejas a la marinera.

Los frescos

11 febrero 2020

Comparte



 Propiedades y beneficios de las almejas

Las almejas son fuente de proteínas de alto valor biológico, de ácidos grasos omega-3 y, además, poseen un bajo contenido de grasa. En cuanto a los minerales, estos moluscos son fuente de hierro, yodo, selenio, fósforo y potasio. Sobre 100 gramos de carne de producto, tanto en el caso del hierro como en el del yodo, ambos superan la dosis diaria recomendada para un adulto. Por último, también son fuente de niacina.


Tipos de almejas

  Almeja fina o de Carril: por el pueblo de Galicia donde se producen, su concha más o menos ovalada tiene unas ‘cuadrículas’ formadas por costillas radiales y surcos concéntricos que se entrecruzan y son más marcados en los extremos. Su color, entre blanco y marrón claro, varía dependiendo de la arena donde se críe.

  Almeja japonesa: su concha es oscura, entre tostado, gris y negro, con estrías muy marcadas que también forma cuadrículas muy pequeñas, pero más marcadas que en la almeja fina. Italia es uno de los países en los que se cría intensivamente.

  Almeja babosa: de color gris o crema con manchas marrones, su forma es más ovalada que la fina. Presenta líneas concéntricas que se cruzan con líneas radiales más finas, pero no forman cuadrículas como las anteriores.

  Almeja rubia o roja: su concha es lisa y más brillante que otras almejas, de color amarillo, marrón rosado o con manchas marrón-rojizas.


Cómo hacer almejas a la marinera

El método habitual para cocinar las almejas es al vapor, pero las almejas también se pueden cocinar a la plancha o fritas “al ajillo”.

Si decidimos cocerlas al vapor, la técnica es muy sencilla. Después de tenerlas a remojo para eliminar la arena, pondremos en una olla dos dedos de agua. Cuando rompa a hervir, introduciremos sobre la olla un utensilio para cocer al vapor o, en su defecto, un colador metálico y taparemos para que se abran.

Si, por el contario, decidimos cocinarlas a la plancha, pondremos una plancha a fuego fuerte con un poco de aceite de oliva, cuando la plancha esté muy caliente echaremos todas las almejas a la vez y mantendremos el fuego fuerte. Debemos intentar que la plancha tenga bastante superficie para que quepan todas “tumbadas”. En aproximadamente 2 minutos, empezarán a abrirse. No debemos dejar que se cocinen mucho porque adquirirán una textura “gomosa”. Removeremos, de vez en cuanto, con una cuchara de madera o silicona. Podemos acompañarlas con un buen chorro de limón o un majado de aceite, ajo y perejil.

Cómo cocinar las almejas

Ingredientes:

  • 600 g de almejas
  • ½ cebolla mediana
  • 1 diente de ajo
  • ½ guindilla
  • 20 g de harina de trigo
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 15 ml de tomate frito casero
  • 10 ml de vino de Jerez o blanco
  • 1 hoja de laurel
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación:


1. Ponemos una cacerola con agua abundante y un puñado de sal gorda y añadimos las almejas para que vayan soltando la arena. Dejamos en remojo, al menos, unas 2 horas. Es conveniente que cambiemos el agua cada media hora.  

2. Una vez limpias de arena, abrimos las almejas, cocinándolas al vapor sobre una cazuela con un vaso de agua, una cucharadita de sal gruesa y una hoja de laurel. Según se vayan abriendo, retiramos las almejas y las reservamos. Reservamos también un poco del agua de la cocción.

3. Mientras, en una sartén hacemos el sofrito. Primero, pocharemos a fuego lento la cebolla, la guindilla y el ajo muy picados. Cuando las verduras estén listas, añadimos el pimentón, la harina y removemos muy rápido haciendo una pasta o roux.

4. Rápidamente, incorporamos el vino de Jerez o blanco y removemos hasta que evapore el alcohol.

5. A continuación, añadimos el tomate frito y el agua de haber cocinado las almejas que habremos colado previamente. Probamos y rectificamos de sal.

6. Dejamos que se reduzca durante unos 5 minutos y metemos en la sartén las almejas que teníamos abiertas y reservadas. Dejamos otros 3 o 4 minutos hasta que la salsa alcance el punto de espesor que nos guste y apagamos el fuego.

7. ¡Listas para servir!