Propiedades de las castañas

Descubre las propiedades y beneficios de las castañas. Conoce su valor nutricional y disfruta de este fruto seco típico del otoño.

A examen

30 diciembre 2019

Comparte

Propiedades de las castañas

Las castañas poseen un alto valor en hidratos de carbono que están compuestos, en su mayoría, por almidones. Es por esto que, las castañas poseen un índice glucémico medio-bajo, lo que significa que el nivel de glucosa aumenta de forma lenta y sostenida, algo que resulta útil cuando se requiere un aporte de energía constante.

La castaña también es rica en fibra por lo que ayuda al buen funcionamiento del tránsito intestinal y fuente de vitamina C, que es el antioxidante por excelencia.

Respecto a los minerales, destaca su aporte de potasio y de zinc.

Beneficios de las castañas

Proporcionan sensación de saciedad por lo que nos pueden ayudar a evitar el picoteo entre horas mientras nos mantienen con energía.

Sus minerales, entre otros beneficios, contribuyen al funcionamiento normal del sistema nervioso y de los músculos y al mantenimiento de los huesos, de la piel y de las uñas en condiciones normales.

A pesar de todos estos beneficios, tienen fama de resultar algo indigestas para algunas personas o, incluso, producir gases. Aunque comerlas cocinadas, en lugar de crudas, mejora significativamente su digestión. A continuación, te explicamos las mejores formas de hacer castañas.


Propiedades de las castañas

Cómo hacer castañas

La forma más común de comerlas es asadas a la brasa o al horno. Para ello, se debe hacer una incisión en la parte inferior. El tiempo de cocción oscila entre los 20 y los 40 minutos a 180ºC, en función de su sequedad y su tamaño.


Si elegimos hacerlas a la brasa o a la sartén, debemos moverlas a menudo para que no se nos quemen. Para que nos queden más jugosas, podemos dejarlas en remojo un cuarto de hora antes de cocinarlas. En este remojo puede ponerse sal, un poco de licor, vino dulce, caldo o cualquier otro líquido. En cada región las hacen de forma diferente: en algunas zonas de Castilla y León las asan con miel y en Galicia se les suele añadir un poco de sal gorda.  

Otra manera de comerlas es cocidas. Utilizando el mismo tiempo y procedimiento que el anterior, pero en agua. De esta forma se pueden pelar más fácilmente, usar en guarnición o en puré, saltear o rehogar con verdura, pasta… e, incluso, freír. Si solamente se quieren pelar, basta con escaldarlas 2 o 3 minutos.

Las castañas combinan muy bien con las setas, la cebolla pochada, puerros, ajos calabacín

También son numerosos los ejemplos de pucheros tradicionales con castañas: potaje de castañas de las Alpujarras o el pote de castañas mayucas o pilongas y el de berzas y castañas que hacen en Asturias.

En nuestro país, las recetas dulces son las que más abundan, con recetas como el flan de castañas, castaña confitada, reinetas del Bierzo rellenas de castañas o mazapán de castañas de Huelva. La harina hecha con castañas amplía esta oferta de postres: rosquillas, buñuelos, crepes, tartas, galletas… es un buen sustitutivo a la harina convencional para celíacos, ya que, al no ser un cereal, no contiene gluten.