Dulces típicos de Todos los Santos

El día 1 de noviembre se celebra en España el Día de Todos los Santos, una fiesta de origen religioso en la que se recuerda a los seres queridos fallecidos, visitando los cementerios. Sin embargo, como ocurre con otras festividades en nuestro país, la celebración de esta fiesta va muy ligada a una gastronomía variada, sobre todo, en cuanto a dulces se refiere. A continuación, repasamos los más típicos y populares.

Hoy comemos

29 octubre 2019

Comparte

Castañada en casa

Si queremos hacer castañas al horno en casa, es muy fácil. Para 4-6 personas, necesitaremos unos 600 gramos de castañas y sal. Solo debemos hacer un pequeño corte en cada castaña y, con el horno precalentado, poner las castañas en la bandeja, a 200ºC, durante 20-25 minutos. Luego sazonar y ya están listas para comer.

Arrope y calabazate

El arrope y calabazate es un dulce típico de la zona de Murcia. Pero como en cada receta, dependiendo de la zona geográfica y de los productos típicos tiene sus variedades y peculiaridades. Pero, principalmente, este postre consiste en hacer un sirope a partir de higos secos y añadirle el calabazate, que es una mezcla de membrillos, melón y boniatos tratados con cal y partidos en trozos. Su dulzor procede de los higos, ya que, no lleva azúcar añadido.

Ingredientes 

- 23 kg de calabaza
6 l de agua
1 kg de cal de bolo (se vende en droguerías)
750 gr de azúcar
6 kg de higos secos negros
1 boniato
½ melón
1 kg de peras

Elaboración 

- Para hacer el arrope se limpian los higos, se abren por la mitad y se dejan en remojo con agua durante una noche.
- Al día siguiente, se sacan del agua y esta la reservamos, ponemos a hervir los higos con agua limpia. Cuando llevan hirviendo unas 3 horas iremos añadiendo agua, de la que habíamos reservado, hasta que los higos estén desechos y obtengamos un caldo completamente negro, con la ayuda de un colador de tela colaremos el caldo para que no pasen las semillas de los higos. Una vez el caldo colado, lo volveremos a poner en una olla al fuego a reducir, para que se evapore el agua y solamente quede el jugo de los higos.
Para hacer el calabazate, pondremos en una olla unos 9 litros de agua, con la cal de bolo y dejamos hervir. Cuando apaguemos el fuego dejamos que la cal baje al fondo de la olla, el agua tiene que quedar transparente.
Cuando el agua esté transparente, vamos sacando el agua, a otro recipiente, con un cazo y con mucho cuidado de no remover la cal que hay reposada en el fondo.
Añadimos la fruta que vamos a utilizar y dejamos a remojo, al menos, 8 horas.
Una vez pasado este tiempo, sacamos la fruta y la lavamos bien con agua del grifo y añadimos al arrope que tendremos hirviendo, se deja hervir hasta que las frutas estén un poco tiernas, retirándolo entonces y dejándolo enfriar.

Arrop i tallaetes

Es la versión valenciana de la anterior. Aquí, la gran diferencia es que el sirope se hace con mosto de uva y no con higos secos y la fruta que, aunque podamos emplear la que más nos guste, lo habitual es hacer les “tallaetes” de calabaza.

Ingredientes

1 kg de cal de bolo (se vende en droguerías)
2 l de mosto
2 l de agua
500 gr calabaza

Elaboración

- Primero preparamos la calabaza. Para 3 kg de calabaza se necesita 1 kg de cal.
En una olla grande, ponemos 2 l de agua y 200 gr de cal de bolo y dejamos hervir.
Cuando apaguemos el fuego, dejamos que la cal baje al fondo de la olla, el agua tiene que quedar transparente.
Mientras, pelamos y cortamos la calabaza en gajos y tacos.
Cuando el agua esté transparente, con un cazo y sin remover el fondo, vamos pasándola a otro recipiente donde dejaremos la calabaza a remojo, al menos, 8 horas.
Una vez pasado este tiempo, sacamos la calabaza y la lavamos bien con agua del grifo. La calabaza está lista.
Para poder hacer el sirope de mosto, lo ponemos a hervir en una olla a fuego medio, tiene que reducir a la mitad hasta que quede un almíbar muy oscuro.
Mezclamos en un recipiente el arrop y la calabaza para que empapen bien. Una vez la mezcla esté fría, ya se puede consumir.
 

Buñuelos de viento

Ingredientes

500 gr de agua templada
40 gr de levadura prensada fresca de panadería
500 gr de harina de fuerza
1 pellizco de sal
1 cucharadita de azúcar
300 gr de aceite de girasol para freír
150 gr de azúcar para espolvorear

Elaboración

Ponemos en un recipiente el agua templada y la levadura y batimos bien.
Luego vamos añadiendo la harina, sal y una cucharadita de azúcar y seguimos mezclando hasta que quede una masa homogénea.
Dejamos la masa en un bol, la cubrimos con film transparente y dejamos reposar 30 minutos.
Ponemos el aceite en una sartén honda y cuando esté caliente, freímos los buñuelos. Cogemos pequeñas bolas de masa y hacemos con el dedo un agujero en el centro para introducirlos en el aceite caliente. Una vez fritos, los escurrimos en papel absorbente, colocamos en una fuente y espolvoreamos con azúcar.

Huesos de Santo

Los huesos de Santo son un dulce típico a base de mazapán y crema de yema. Su forma tradicional, alargada y cilíndrica, recuerda a la de un hueso con su tuétano, de ahí su nombre, y su vinculación con los platos típicos que rodean el Día de Todos los Santos. Su preparación es sencilla, pero requiere de horas de secado, por lo que conviene comenzar el proceso con tiempo para poder disfrutarlos en perfecto estado.

Ingredientes:

Para el mazapán:

200 g de azúcar

100 g de agua

 150 g de almendra molida

Azúcar glas

Para el relleno:

 100 g de azúcar

 50 g de agua

 4 yemas de huevo.

Elaboración: 

Para preparar el mazapán, vertemos en una olla el agua, el azúcar y añadimos la almendra, lo llevamos a ebullición y removemos bien hasta formar una pasta. Después, dejamos enfriar unas horas.

A continuación, preparamos el dulce de yema, preparando un almíbar en el fuego con el azúcar y el agua. Y reservamos. A continuación, en un bol batimos las yemas de los huevos y añadimos poco a poco el almíbar mientras revolvemos. Lo echamos de nuevo en la cazuela donde se ha hecho el almíbar y lo ponemos a baño maría, revolviendo hasta que quede muy espeso. Es importante que nunca llegue a hervir para que se no se corte la crema. Dejamos enfriar.

Para el montaje de los huesos: amasamos el mazapán y lo estiramos con el rollo de cocina sobre una superficie plana espolvoreada con azúcar glas.

Cortamos tiras de cuatro centímetros y luego las cortamos en cuadrados. Enrollamos cada cuadrado en un palo redondo, por ejemplo, el de un mango de un utensilio de cocina.

Pegamos la masa con los dedos para formar unos pequeños cilindros, que simulen huesos, y las pasamos por azúcar glas. Los sacamos del palo, dejándolas secar en vertical y rellenamos con la crema de yema con cuidado utilizando una manga pastelera. Glaseamos y dejamos secar antes de servir.

Panellets

Los panellets, unos pastelitos con base de almendra en forma de bolita y del tamaño de una nuez, se preparan la víspera de Todos los Santos. Admiten distintas versiones: con coco rallado, cacao, rebozados con almendra en láminas…

Ingredientes

2 huevos

250 g de azúcar

250 g de almendra molida

150 g de patata o boniato cocido

60 g de piñones

100 g de azúcar glas

Elaboración:

Cocemos la patata y el boniato con piel. Cuando estén blandos, los retiramos del agua y lo escurrimos bien antes de aplastarlo con un tenedor. Y reservamos.

En un bol, mezclamos un huevo con el azúcar y la almendra molida. A continuación, añadimos el boniato y mezclamos bien hasta obtener una pasta homogénea.

Formamos pequeñas bolas con la masa de boniato. Se recomienda el tamaño aproximado de una nuez y modelarlas con la mano sobre una superficie plana espolvoreada con azúcar glas.

Batimos el huevo que tenemos reservado y con la ayuda de un pincel ‘pintamos’ los panellets y los rebozamos con los piñones antes de colocarlos sobre una bandeja del horno cubierta con papel vegetal.

Colocamos la bandeja en la parte central del horno y cocemos en el horno pre-calentado a 180ºC durante 15 minutos, aproximadamente, o hasta que comiencen a dorarse.

Dejamos enfriar antes de consumir.