Propiedades de la col

La col es un alimento rico en vitaminas y que contiene muchas propiedades beneficiosas tanto para la salud de un adulto como para la de un niño. ¡Toma nota!

Los frescos

26 enero 2021

Comparte


La col es una de las hortalizas más antiguas, ya que su origen se remonta al año 4000 a. C., en Shaanxi, una provincia de China. Sus propiedades se conocen desde los tiempos de la antigua Grecia, cuando empleaban el jugo fresco de la col blanca para las infecciones oculares. Además, los romanos y los egipcios también utilizaban este líquido para evitar la intoxicación de sus emperadores y faraones.


Esta hortaliza es rica en vitaminas A, C, y B6, y también en minerales como el calcio y el potasio. Contiene un 92% de agua, mucha fibra y pocas calorías e hidratos de carbono.

 Tipos de col que existen:

- Col de repollo: es la col más conocida. Existen dos tipos: las tempranas (con cogollos pequeños) y las tardías (con cogollos más grandes).


- Coliflor: podemos encontrarla en distintas tonalidades (blanca, morada, verde), es muy baja en calorías y contiene un gran número de nutrientes.


- Col de Bruselas: proveniente de Bélgica, son las más pequeñas de todas.


- Col morada: sus hojas contienen un pigmento denominado antocianina que les da su color morado tan característico.


- Col de Milán:
 es la más utilizada en guisos y estofados. Sus hojas son de color verde oscuro o claro.

Beneficios de la col para la salud

Mejora la visión
La col es fuente de vitamina A, que contribuye al mantenimiento de la visión en condiciones normales.

Fortalece los huesos
El calcio es necesario para el crecimiento y el desarrollo normal de los huesos en niños. Además, contribuye al funcionamiento normal de los músculos, la neurotransmisión y las enzimas digestivas.

Tensión arterial saludable
De nuevo nos detenemos en el gran aliado de la col, el potasio. Este mineral contribuye al mantenimiento de la tensión arterial normal y, además, también ayuda al funcionamiento normal del sistema nervioso y de los músculos.

¿Cuál es la mejor forma de consumir la col?

Lo más recomendable es comer la col cruda o ligeramente cocida, ya que, de esta forma, no perderá ninguno de sus beneficios. No obstante, también queda deliciosa al vapor o al horno. Esta última manera de consumirla es una de las más atractivas para los niños, porque se puede recrear desde un falso arroz a la cubana, picándola, o incluso hacer una base de pizza.