Propiedades de los guisantes

Los guisantes dan mucho juego en la cocina ya que combinan con multitud de platos. Descubre cuáles son las propiedades y los beneficios de este alimento.

Los frescos

3 marzo 2020

Comparte


El guisante (Pisum sativum) es la semilla pequeña comestible de la planta que se cultiva para su producción. Además, pertenece a la familia de las leguminosas, a pesar de que la mayoría de las personas lo considere una verdura.


Los guisantes son las semillas maduras de la planta homónima y se encuentran encerradas dentro de una cubierta o vaina de color verde intenso, con una longitud de 5 a 10 cm. En cada vaina suele haber entre 7 y 9 semillas.


Su temporada de recolección, y mejor época de consumo, se produce de noviembre a marzo. También, según la variedad, podemos encontrar guisantes frescos entre octubre y abril.



Beneficios de los guisantes

En cuanto a las vitaminas, hay que destacar su contenido en tiamina, Ácido fólico, Vitamina C y K.


Los folatos contribuyen al proceso de división celular y a la formación normal de las células sanguíneas. Además, favorecen al crecimiento de los tejidos maternos durante el embarazo. De ahí la importancia de ingerir alimentos con altos niveles de ácido fólico en este periodo. 


En cuanto a los minerales, aportan fósforo y manganeso, que contribuyen al mantenimiento de los huesos en condiciones normales y, potasio que contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso y de los músculos.




¿Cómo preparar los guisantes?

Hervidos en olla tradicional o exprés: Si los guisantes son frescos, llenaremos la olla tradicional de agua con un puñado de sal y cuando rompa a hervir añadiremos los guisantes que cocinaremos durante 20-25 minutos, aproximadamente. En la olla exprés este tiempo de cocción se reduce a 4 o 5 minutos. 

Si los guisantes son congelados, los cocinaremos con olla tradicional y seguiremos el mismo procedimiento que antes, pero el tiempo de cocción será inferior, de unos 5 o 7 minutos dependiendo del tamaño de los guisantes.

 

Al vapor: En este caso, los tiempos de cocción son los mismos si cocinamos guisantes frescos o congelados. El tiempo irá desde los 7 a 12 minutos dependiendo del calibre del guisante. Debemos tener en cuenta que para esta técnica de cocción necesitaremos un recipiente apto para este tipo de cocina. 


Microondas: Si los guisantes son congelados, se ponen directamente en un recipiente apto para microoondas y añadimos dos cucharadas de aceite. Se tapan con papel film o una tapa y programamos 5 minutos a máxima potencia.

Si los guisantes son frescos, los pondremos en un recipiente para microondas con 2 o 3 cucharadas soperas de agua. Lo taparemos con la tapa o papel film y los cocinaremos durante 7 minutos a máxima potencia.