Receta de patatas soufflé

Las patatas soufflé son ideales para comer solas o como guarnición de cualquier plato. Con carnes, pescados o salsas, ¿Cuál es tu preferida?

Hoy comemos

29 junio 2020

Comparte


La patata es uno de los principales alimentos del ser humano.  A nuestro país no llegó hasta el siglo XVI proveniente de América de mano de los conquistadores españoles, aunque su uso en la cocina no se popularizó hasta el siglo XVIII. Hoy es un ingrediente esencial en la gastronomía  de prácticamente el mundo entero y admite un sinfín de elaboraciones. Fritas, al horno, salteadas, asadas, hervidas… La patata es, además, uno de los acompañamientos más habituales de otros platos, sobre todo cuando se preparan fritas.

Las patatas soufflé son patatas que se inflan y se llenan de aire, quedando una textura extremadamente crujiente. Son perfectas para acompañar cualquier plato de carne o pescado. Su forma y el hecho de que se elaborasen en algunos de los mejores restaurantes del mundo les ha dado un toque gourmet que las ha convertido en una de las guarniciones más especiales de la cocina.

Origen de las patatas soufflé

Estas patatas son originarias de la cocina francesa del siglo XIX y según las crónicas culinarias, su elaboración fue debido a un error.  En 1837 se inauguraba la línea ferroviaria de París a Saint-Germain-en-Lay a la que asistían los reyes de Francia. El tren se retrasaba y el cocinero que preparaba la comida  retiró las patatas del fuego a medio hacer. Cuando los monarcas se sentaron en la mesa, volvió a poner las patatas ya frías en la sartén con el aceite muy fuerte. Las patatas, con esa segunda fritura, se hincharon. Ante el resultado crujiente y ligero, el cocinero fue felicitado por el rey Luis Felipe I de Orleans.


Patatas souffle: cómo hacerlas

Las patatas soufflé son una de las formas más delicadas de freír las patatas. Aunque pueden parecer complejas de hacer, su elaboración es sencilla si se respetan los tiempos y los pasos a seguir. La variedad de las patatas debe ser patata vieja (para que tenga menos humedad) y de tipo agria.


Ingredientes (4 personas)

•  Patatas
•   Aceite de oliva virgen extra
•   Sal


Preparación: 

  1. Se pelan las patatas sin lavar y se cortan en forma rectangular, siempre cuadrándolas bien.
    2.Laminar las patatas con un grosor de unos 3 milímetros aproximadamente. Lo mejor es hacerlo con una mandolina. Es importante que las láminas sean muy regulares.
    3.Cortamos las láminas en dos para obtener los cuadrados y los colocamos sobre dos papeles de cocina para secarlas bien.
    4.Las freímos en una sartén honda con aceite de oliva a una temperatura de 120ºC sin dejar de mover, cuando la patata empieza a estar pochada y adquiere un color dorado (unos 5 minutos), se pasa rápidamente a una sartén con aceite a 180ºC donde se inflan.
    5.Colocamos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite rápidamente y salamos.