Teletrabajo con niños 

Durante la cuarentena resulta difícil conciliar la vida laboral y personal. Te damos unos consejos para afrontar el teletrabajo con niños en casa.

Cuidado infantil

27 marzo 2020

Comparte

Cualquiera estaría dispuesto a teletrabajar de vez en cuando, un par de días a la semana, por ejemplo, para mejorar la conciliación de la vida laboral y familiar. Pero nunca imaginaríamos que el teletrabajo sería en estas circunstancias que estamos atravesando. Lo que todos teníamos en mente como una medida idílica de conciliación puede estar ocasionando, en estos momentos, situaciones de frustración y estrés al ver que compaginar ambas cosas está siendo realmente complicado.

Consejos para afrontar el teletrabajo con niños en casa

1. Establecer horario de rutinas y tareas:estar en casa todos juntos no significa que estemos de vacaciones, todo lo contrario. Además, desde la comunidad educativa es algo que han remarcado y se han puesto a trabajar en un nuevo método de enseñanza a distancia para que los niños no pierdan el ritmo de trabajo, dentro de las circunstancias, pero también para que estén entretenidos. Por lo que, que ellos tengan tareas nos puede ayudar a la hora de establecer horarios y rutinas que nos permitan trabajar más libremente.

2. Buscar un espacio para trabajar no muy alejado de los niños: destinar un lugar para trabajar es importante. No hace falta que sea muy grande, pero a poder ser, que sea luminoso, cálido, y lo más agradable posible. Es importante que los niños respeten este espacio, pero también es importante no mantenernos aislados y alejados de ellos para poder atenderles y transmitirles que están acompañados.

3. Poner al alcance de los niños todo el material que necesiten: antes de empezar a trabajar y los niños a hacer sus tareas es importante que pongamos a mano todo el material que vayamos a necesitar tanto para trabajar nosotros, como los niños. Así evitaremos distracciones. Para poder hacer este paso, es importante tener previsión y planificación de tareas.


  
4. Crear un ambiente de trabajo y poner reglas: un entorno relajado y tranquilo hace que se trabaje mejor. Podemos intentar poner música de fondo, bajita, algo instrumental o de relax que no tenga letra para que nos impida concentrarnos. Este es un truco que depende mucho de la edad de los niños, ya que con los más pequeños puede que no funcione demasiado.

5. Establecer tiempos de descanso: deben quedar reflejados en el horario. Pausas breves que ayudan a desconectar un poco de lo que se está haciendo y que refrescan la mente para retomar después con más energía el trabajo.

6. Ser flexibles y tener mucha paciencia: estamos ante una situación excepcional y complicada. Por eso hay que intentar mantener la calma, si para nosotros es complicado, para los niños también, ya que su entorno y método de aprendizaje ha cambiado totalmente. Por eso os animamos a tener mucha calma, mucha paciencia e incluso ser flexibles con los horarios y rutinas establecidos.