Calçotada: cómo hacer calçots 

La calçotada es una gran cita gastronómica que no puedes dejar pasar. Te contamos cómo hacer calçots y triunfar con el menú.

Hoy comemos

27 febrero 2020

Comparte


Estamos en plena temporada de calçots. Este plato típico de la gastronomía catalana se ha extendido fuera de sus fronteras y cada vez es más habitual comer calçots en otros puntos del territorio nacional.  Los calçots son una variedad de cebollas tiernas poco bulbosas originarias de las zonas del Ebro y las comarcas del Alt Camp, Baix Camp y el Baix Penedès. Son el plato más emblemático de Valls (Tarragona) y se consumen solo en invierno. Su nombre viene del verbo que define el proceso de la obtención del calçot: ‘calçar la terra’ (calzar la tierra), es decir, depositar tierra alrededor de la cebolla para que se blanquee.


Cómo hacer los calçots

La forma tradicional de preparar los calçots es sobre llamas de sarmiento, aunque también se pueden hacer a la brasa o, incluso, al horno en casa. Esa celebración gastronómica que reúne a familiares y amigos al aire libre en torno a este alimento es la calçotada, una fiesta campestre muy divertida en la que los invitados acaban con los dedos negros ya que esta cebolleta se come con las manos. Te explicamos paso a paso como hacer una calçotada típica.


Menú de calçotada

Ingredientes (6 personas)

-4 manojos de calçots (25 calçots por manojo).

-Salsa romesco.

-Papel de periódico.

-Parrilla.

Elaboración: 

1. Desatamos los manojos de calçots y cortamos un poco las hojas verdes para cogerlos mejor a la hora de comerlos.

2. Preparamos el fuego. Lo ideal es utilizar sarmiento, pero con cualquier otro tipo de leña saldrán igual de buenos. Los calçots se cocinan con la llama, no con las brasas o las ascuas.

3. Colocamos los calçots en la parrilla en grupos de 25 con la parte blanca hacia dentro y los tallos verdes hacia fuera.

4. Ponemos la parrilla encima del fuego. Cocinamos de 5 a 7 minutos, damos la vuelta y dejamos otros 7-8 minutos. En total, deben estar unos 15 minutos. Cuando veamos que empiezan a gotear jugo y que el exterior está carbonizado, están listos.

5. Los sacamos con mucho cuidado de no quemarnos y los envolvemos en papel de periódico.

6. Dejamos reposar una media hora para que se terminen de hacer con el calor que mantienen.  Mientras tanto, seguimos haciendo el resto de los calçots. 

7. Servimos acompañados de salsa romesco o una salsa tradicional denominada salvitxada. Para sacarlos, sujetamos del tallo con una mano y, con la otra, tiramos hacia abajo para extraer el calçot limpio.  ¡A disfrutar!


 Cómo hacer calçots al horno

Las calçotadas tradicionales se suelen reservar para fines de semana o días de fiesta, pero también podemos preparar los calçots al horno y tomarlos en casa cualquier día. 

1. Calentamos el horno a 250 grados.

2. Limpiamos los calçots eliminando la primera capa y cortando un poco los tallos verdes y las raíces. 

3. Colocamos los calçots en la bandeja del horno sin amontonarlos y horneamos durante 15 minutos.

4. Los sacamos y los envolvemos en papel de periódico y dejamos que reposen 10 minutos antes de servir.