Cómo evitar la caída del pelo

Si estás empezando a notar una caída del pelo y quieres prevenirla, te traemos los mejores consejos sobre cómo evitar la caída del pelo. ¡Descúbrelo ahora!

Salud y BELLEZA

26 febrero 2020

Comparte


La alopecia, pérdida de densidad capilar, puede deberse a muchas causas, pero las más habituales son la predisposición genética y el estrés. Aunque afecta más a los hombres, también se da en mujeres. En la mayor parte de estos casos el proceso se puede retrasar, pero no evitar totalmente.

Hay varios enemigos en la batalla contra la pérdida de pelo: la genética, el estrés, el estilo de vida, y el tipo de alimentación. Repasamos algunos de los consejos y cuidados que puedes aplicar para mantener tu ‘melena’ el máximo tiempo posible y en las mejores condiciones.


Corte: 

-Cortar con regularidad sanea el cabello.

-Un buen corte disimula las zonas más despobladas.

Higiene: 

-Se recomienda lavar cada dos días y evitar, en la medida de lo posible, las aguas con mucha cal. 

Lavado: 

-Aclarar bien con un suave masaje para activar la circulación, pero no frotar en exceso.

-Terminar con agua fría para cerrar la cutícula del cabello. 

-Secar con toques suaves o al aire. Si utilizamos secador, mantener a una temperatura moderada.

Peinado:

-Usar peine de púas abiertas; favorecen el volumen.

-No abusar del cepillado.

Ejercicio:

-Ayuda a los folículos y evita el estrés. 

-El yoga o la relajación, son buenos ejemplos.

Alimentación:

-Consumir carne roja magra, pescado azul y pollo, aporta suficientes proteínas al organismo. 

-Ingerir alimentos con vitamina B, C, D y E, y minerales como el selenio, silicio, magnesio, que también se encuentran en las verduras. 

-Huevos: favorecen el crecimiento de pelo nuevo. 

-Levadura de cerveza: fortalece el cabello.



Al tratarse de un proceso que afecta directamente a la imagen personal, puede tener consecuencias emocionales, sobre todo, cuando el proceso se encuentra ya avanzado. Cuando esto sucede, se suele optar por ‘soluciones’ como peinados que cubren las zonas despobladas, postizos o bien, el afeitado total de la cabeza. En todos los casos la recomendación es cuidar la nueva piel expuesta hidratándola y protegiéndola del sol y el frío.