Cómo hacer helado casero

¿Quieres hacer helado casero, pero no sabes por dónde empezar? Te contamos todo lo que necesitas para hacer en casa el mejor helado artesanal.

Hoy comemos

30 diciembre 2019

Comparte

Cómo hacer helado casero


El helado es un alimento congelado que, generalmente, se realiza con productos lácteos y tiene un sabor dulce, aunque, hoy en día sus formas, sabores e ingredientes son muy amplios. A continuación, te contamos cómo hacer el mejor helado casero.

Cómo hacer helado artesanal

La mezcla para preparar helado en casa tiene como base una crema inglesa compuesta por azúcar, yemas, leche y/o nata, además de aromas. Y el truco para que quede ideal, es que la crema nunca llegue a hervir, bajando de forma radical su temperatura cuando está en su punto justo (cuando la crema cubre totalmente una cuchara sin desprenderse).

Y como elemento imprescindible para que el helado nos quede perfecto, está la cremosidad. Para lograr un helado cremoso, se recomienda que los cristales de agua que contiene sean tan pequeños que nuestro paladar no los perciba, para ello, debemos congelar una mezcla de agua con los ingredientes adecuados y mantecarla bien (batir al tiempo que enfriamos). De esta forma conseguimos una masa congelada, pero rica y cremosa.

Receta de helado casero

La receta que traemos es una receta básica para helado casero de vainilla.

Cómo hacer helado casero

Ingredientes

- 290 ml de nata para montar
290 ml de leche evaporada
3 yemas de huevo
90 g de azúcar
1cdta. de extracto de vainilla o las semillas de media vaina

Preparación

1. Mezclamos las yemas junto a la leche, el azúcar y la vainilla.

2. En un cazo, lo calentamos a fuego bajo, removiendo constantemente hasta que espese (si tenemos termómetro, hasta que alcance los 75ºC, pero no debemos pasarnos de los 85ºC). Rascamos el fondo continuamente, ya que es donde más rápido suele cuajarse.

3. Una vez espesada la mezcla, tapamos el cazo con papel film, tocando la superficie para evitar que se forme piel. Lo dejamos en la nevera toda la noche, para que los sabores se asienten.

4. Montamos la nata hasta que este semidura y le añadimos la mezcla de forma gradual con movimientos envolventes. Enfriamos de nuevo media hora.

5.  Si tenemos heladera, el procedimiento es sencillo: verter la mezcla en la heladera y dejarla removiendo 10/15 minutos. Si no tenemos, lo realizaremos manualmente. Una vez trascurrido ese tiempo, introducimos nuestra mezcla en el congelador y cada media hora la removemos bien con una espátula. Hasta que se congele del todo.

Se recomienda sacar el helado del congelador 10 minutos antes de servir, para que esté más cremoso.

Podemos acompañarlo de barquillo, sirope, frutas del bosque… hay un sinfín de posibilidades, así que hora ya es tu turno para encontrar el equilibrio entre creatividad y sabor.