Depilación y verano, te contamos las claves

De raíz, a ras de piel,depilación definitiva… existen distintas técnicas de depilación y elegir cuál de ellas es la que mejor nos funciona es una decisión muy personal. Sus pros y contras, a continuación.

Salud y BELLEZA

1 agosto 2016

Comparte

La costumbre de depilarse ha sido históricamente cosa de mujeres, aunque hoy en día ya no existen diferencias en este sentido y los hombres también se animan a cuidarse y a eliminar esos ‘pelos’ que tanto molestan.

LA CUCHILLA

Es un método rápido, sencillo e indoloro, aunque solo elimina el vello de manera superficial. Se pueden sufrir cortes o irritación en la piel. Su duración oscila entre los 3 y 5 días.

CERA

Es una forma sencilla y económica de eliminar el vello de raíz, eso sí, debe medir al menos 3 milímetros. Es un método un poco doloroso, aunque esto se compensa con su duración, que puede ser de hasta 4 semanas. La cera puede ser fría o caliente y existen formatos muy variados:
• Bandas: se pueden utilizar en cualquier parte y momento, puesto que no requieren ninguna preparación ni experiencia en su aplicación. Existen varios tipos:
- Bandas faciales: ideales para eliminar el vello de las zonas pequeñas debido a su reducido tamaño, siendo especialmente adecuadas para la depilación del labio superior y barbilla y para dar retoques donde sea necesario.
- Bandas para ingles y axilas: son muy prácticas por su sencillez y rapidez de aplicación. Los extractos de orquídea o camomila que suelen llevar, ayudarán a calmar la piel.
- Bandas corporales: ideales para piernas y brazos, por su tamaño más grande. Las que contienen rosa mosqueta ayudan a regenerar la piel.

La costumbre de depilarse ha sido históricamente cosa de mujeres, aunque hoy en día ya no existen diferencias.

• Cera  tibia o caliente: su formato es muy económico y, además, permite su reutilización porque no lleva bandas de celulosa. Si optamos por la cera tibia, podemos calentarla incluso en el microondas. Y, si hay que ponerle algún impedimento, es que si la calentamos al baño maría tiende a espesarse con mayor rapidez. Al arrancar el vello de raíz, puede durar hasta 4 semanas:
- Cera en perlas: resulta ideal para su aplicación en piernas, axilas, ingles, brazos, labio superior y barbilla. La cera presenta una textura elástica, de secado rápido y no se necesitan bandas para retirarla. Su fórmula suele estar enriquecida con cera de abeja.
- Cera tibia roll-on: es un método práctico y cómodo de obtener una depilación perfecta. La cera conserva su consistencia melosa durante toda la depilación y, al finalizar, los restos se pueden limpiar con agua fácilmente.
- Cera tibia en tarro: resulta cómoda para partes más anchas, como piernas, ingles o axilas.

CREMA DEPILATORIA

Su efecto es rápido e indoloro y elimina el vello desde la superficie, sea cual sea su medida. Por su composición química, que quema la queratina del pelo, puede causar irritación e incluso alergia, sobre todo en pieles sensibles. Es recomendable probar el producto en una pequeña zona de la piel 24 horas antes. Sus resultados son más cortos, durando aproximadamente una semana. Además de la crema común, existen también:

• Crema depilatoria para pieles sensibles: perfecta para aplicar en piernas, axilas, ingles y brazos. Su fórmula puede ir enriquecida con rosa mosqueta, aceites o crema de karité, para cuidar las pieles más sensibles, evitando la irritación.

• Crema depilatoria masculina: recomendada para piernas, axilas, espalda, pecho y brazos. Debemos buscar las que incluyan en su fórmula aloe vera o aceite de camomila, para calmar la posible irritación. Se trata de una opción cómoda e indolora.

OTROS MÉTODOS

• Maquinilla eléctrica: es rápida y sencilla, aunque más dolorosa que otros métodos. Funciona girando una rosca que atrapa los pelos y los arranca desde la raíz. Al principio su uso puede causar cierta irritación.

 Fotodepilación en casa: el aparato se encarga de quemar el pelo hasta la raíz, salvo si es muy claro o la piel es muy morena. Puede causar irritación o sensación de quemazón.

• Fotodepilación láser (en un centro especializado): quema el pelo hasta la raíz, salvo si es muy claro. Precisa menos sesiones que la fotodepilación doméstica y se adapta mejor al tipo de piel, aunque puede resultar ligeramente doloroso. Su efecto puede durar varios años, según el número de sesiones realizadas.