Leche frita: Receta típica de Semana Santa

Te traemos todos los pasos para preparar leche frita, la receta tradicional. Sorprende a tus seres queridos esta Semana Santa con esta rica receta.

Hoy comemos

3 abril 2020

Comparte


La leche frita es uno de los postres más tradicionales de Semana Santa y se piensa que proviene del norte de España, pero no hay datos que lo aseguren y son varias las zonas que se adjudican su autoría. Sea de dónde sea, la leche frita es un postre que triunfa allá dónde esté. Su textura cremosa con aromas a cítricos y canela, y un exterior crujiente gracias al rebozado y al azúcar que lo recubre, convierten a la leche frita en uno de los postres estrella de esta temporada.


Ingredientes para hacer leche frita (10 raciones)

-500 ml de leche entera
-130 g de azúcar
-60 g de harina de maíz
-Corteza de limón
-Una rama de canela

Para rebozar
-1 Huevo
-50 g de harina de maíz
-Azúcar
-Canela en polvo
-Abundante aceite para freír

Elaboración de la receta de leche frita de Semana Santa

  1. Pon una cazuela a fuego medio y vierte la mitad de la leche. Añade la corteza de limón y la rama de canela y, cuando empiece a hervir, espera 2-3 mintuos para que la leche infusione.
  2. Retira la cazuela del fuego y saca la corteza de limón y la rama de canela. Reserva.
  3. Vierte el resto de leche en un bol y añade la harina. Remueve bien hasta que no queden grumos.
  4. Pone de nuevo la cazuela con la leche infusionada a fuego medio-bajo y añádele el azúcar y la mezcla de leche con la harina de maíz. Remueve constantemente con una varilla para que no se hagan grumos y, cuando empiece a hervir, sigue removiendo y espera unos 8 minutos mientras se espesa. Después, retira la cazuela del fuego.
  5. Vierte la masa de la cazuela en una bandeja honda, repártela bien para que quede nivelada y deja que se enfríe.
  6. Una vez fría, tapa la bandeja con papel transparente y déjala en el frigorífico, al menos, 4 horas.
  7. Saca la bandeja del frigorífico y despega las paredes de la bandeja con una espátula. Vierte la masa en otra bandeja volcándola boca abajo con cuidado y corta la masa en unos 10 trozos.
  8. Dispón en un plato hondo 50 gramos de harina de maíz y, en otro, un huevo batido. Por su parte, pon una sartén a fuego medio y echa abundante aceite para freír.
  9. Mientras se calienta el aceite, reboza los trozos de masa pasándolo primero por la harina y, luego, por el huevo batido.
  10. Cuando el aceite esté caliente, ve poniendo los trozos de masa rebozados y fríelos entre uno y dos minutos por cada lado, hasta que estén dorados. Después, sácalos y colócalos en una bandeja sobre papel absorbente.
  11. Cuando ya los tengas todos fritos, rebózalos con una mezcla de azúcar y canela al gusto y ya estarán listos para comer.