Inteligencias múltiples y juegos para cada una de ellas

Te contamos qué son las inteligencias múltiples y cómo potenciarlas a través de los juegos. ¡Toma nota!

Cuidado infantil

30 marzo 2021

Comparte


Como ya tratamos en un artículo anterior, las inteligencias múltiples que definió el psicólogo Howard Gardner en los años ochenta, y que revolucionaron los métodos de aprendizaje, reflejan la capacidad y habilidad individual que se puede desarrollar hasta conseguir que sea una destreza.

Este autor definió ocho inteligencias que poseen todos los seres humanos: la lingüística-verbal, la lógica-matemática, la espacial, la musical, la kinestésica-corporal, la interpersonal, la intrapersonal y la naturalista. Estas inteligencias interactúan entre sí y trabajan juntas de forma compleja.

Además, se pueden fomentar desde casa mediante juegos. Elegir dichos juegos de forma adecuada puede ayudar a los más pequeños a desarrollar su multipotencialidad.


¿Cuáles son los juegos que potencian las inteligencias múltiples?

1. Inteligencia lingüística-verbal

Se desarrolla mediante aquellas actividades relacionadas con el lenguaje, la comunicación y los idiomas. Para potenciar este tipo de inteligencia, podemos optar por juegos de mesa que impliquen describir, hacer mímica o contar una historia; también, por juegos de cartas de memory, de construir palabras…

Para los más pequeños, todos aquellos juguetes que impliquen actividades de juego simbólico, donde ellos reproducen situaciones que observan en la vida real y tratan de imitarlas, como, por ejemplo, los juegos de oficios: médicos, cocineros, veterinarios, mecánicos… Incluso series o colecciones de muñecos tipo Playmobil, que reproducen escenas.


2. Inteligencia lógica-matemática 

Para ayudar a potenciarla, podemos optar por juegos que trabajan con matemáticas manipulativas como el ábaco, la torre rosa (icono de los materiales Montessori), también los encajables, las figuras geométricas apilables o los puzles. Para los más mayores, el ajedrez, los juegos de estrategia y los que exigen trabajar el razonamiento lógico, como los solitarios. También resultan muy útiles los juegos de construcción y de experimentación científica.



3. Inteligencia espacial

Este tipo de inteligencia se relaciona con la parte artística: las personas que destacan suelen tener capacidades que les permiten idear imágenes mentales, dibujar y detectar detalles. Son niños y niñas que demuestran especial sensibilidad hacia el color, la línea, la forma, la figura y el espacio. La plastilina, las pelotas o los juegos de cubos serán los juegos más adecuados para las edades más tempranas, mientras que la fabricación de mosaicos, los juegos de construcción y ensambles, los puzles o juegos con laberintos son los más adecuados para edades intermedias.


4. Inteligencia musical

En este caso, debemos buscar juegos que impliquen cantar, bailar, tocar algún instrumento, seguir el ritmo… También podemos hacerles partícipes de la asistencia a actividades musicales, como conciertos en familia, o acostumbrarnos a poner música de todo tipo en casa, en lugar de la televisión para hacer según qué tipo de actividades. Para los más peques de la casa podemos optar por los cuentos musicales, con botones escondidos de melodías entre sus dibujos.


5. Inteligencia kinestésica-corporal

Mediante esta inteligencia desarrollamos la capacidad de utilizar el propio cuerpo para realizar actividades o resolver problemas. Para potenciarla podemos incentivar los juegos con movimientos como las carreras de obstáculos, si estamos en entornos abiertos. Si estamos en espacios más cerrados, con el juego de «Simón dice», pidiéndole a Simón que salte, que baile, que corra, que dé tres vueltas a la mesa del salón o cualquier otra cosa que se nos ocurra. Las plastilinas, los juegos de manualidades, los patines, la bicicleta o el patinete y hacer ejercicio en grupo también les ayudará a desarrollar esta habilidad.


6. Inteligencia interpersonal

Intentemos fomentar las actividades y juegos en grupo, como los juegos de mesa donde participen más de 4 personas o los juegos de cartas. También son una buena opción las escuelas o campamentos de verano, donde aprenden a relacionarse con otros niños fuera de su zona de confort, y también la práctica de deportes y aficiones en equipo.



7. Inteligencia intrapersonal

Son niños muy autónomos que conocen muy bien sus sentimientos, aquello que les gusta y que no les gusta. Así que la mejor forma de incentivarlos es dejándoles asumir responsabilidades acordes a su edad, tanto domésticas como participativas en otros momentos familiares. Los materiales de juego simbólico también ayudan a reforzar estas cualidades.

Las conversaciones son algo que también les motiva; participar en conversaciones donde se sientan protagonistas y puedan dar su opinión respecto a algún tema que se esté debatiendo también ayuda a reforzar este tipo de inteligencia.

 

8. Inteligencia naturalista

Los juguetes para explorar la naturaleza como microscopios, prismáticos, telescopios…, las figuras de goma que les permitan entender el ciclo de la vida o las colecciones de figuras vegetales o animales son algunos de los recursos que nos pueden ayudar a potenciar este tipo de inteligencia. Además, cualquier actividad al aire libre en la montaña o en el mar, como rutas de senderismo o actividades de multiaventura, les va a entusiasmar.