Bimi, la verdura de moda

Cruda, a la plancha, al vapor, en tempura... al bimi no se le resiste ninguna preparación. Es fruto de un cruce entre la col china y el brócoli, pero su sabor es mucho más suave y agradable ¿Quieres conocerla? Te la presentamos.

Los frescos

6 mayo 2016

Comparte

ORIGEN

De la familia de las brásicas, el bimi nació en Japón hace más de 10 años con el nombre de Asparation. Es un cruce entre la col china y el brócoli, también conocido como ‘Baby brócoli’ o Broccolini, en Europa comenzó cultivándose exclusivamente en la región de Murcia aunque su producción ya se encuentra muy extendida en otras regiones.

Sus ramilletes son 100% comestibles y están formados por tallos largos y delgados de entre 12 y 15 centímetros, similares a los de los espárragos, que acaban en flores verdes. Su sabor es más dulce y suave que el del brócoli tradicional.


Es rico en vitamina C, ayuda a favorecer la absorción del hierro y a disminuir el cansancio y la fatiga.


EN LA COCINA

Se puede cocinar a la plancha, cocido, en tempura, en wok, al vapor y también ofrece muchas posibilidades en crudo.
Si se opta por la cocción, hay que recordar que para mantener su color verde después de cocerlo hay que enfriar los ramilletes en un bol con agua con hielo para cortar el proceso de cocción y fijar la clorofila.
Crudo es perfecto para ensaladas y puede servirse también como guarnición de carnes o pescados. Se puede sazonar con aceite de oliva, pimienta negra, zumo de limón o una salsa tártara.
Al cocinarlo al vapor, es preferible dejarlo al dente para que mantenga su textura y sus valores nutritivos.
Su forma ‘esbelta’ y su color lo hacen muy interesante para las presentaciones más sofisticadas y resulta muy atractivo para los niños, por lo que puede utilizarse para introducir las verduras en su dieta.

También es rico en ácido fólico, por lo que se recomienda su consumo en mujeres embarazadas.

PROPIEDADES

Es rico en vitamina C y contiene propiedades antioxidantes, ayuda a favorecer la absorción del hierro y a disminuir el cansancio y la fatiga.
Es rico en fibra, ayudando a mejorar el tránsito intestinal.
Contiene ácido fólico, que contribuye a prevenir malformaciones fetales, por lo que se recomienda su consumo en mujeres embarazadas.

BIMI VS. BRÓCOLI

El bimi es 100% comestible.
Su sabor es más suave y agradable.
Tiene mayor contenido de fibra dietética y algunos minerales.
El brócoli tiene un alto contenido proteico, pero el bimi lo supera sensiblemente.