¿Cómo maquillarse? Sácale partido a tu rostro

¿Cuántos productos de maquillaje tienes en casa? ¿Los usas todos? Y, lo que es más importante, ¿los usas correctamente? Para maquillarnos es muy importante tener en cuenta nuestros rasgos. ¡Toma nota!

Salud y BELLEZA

21 diciembre 2018

Comparte

El secreto del maquillaje y, sobre todo, de las correcciones faciales, está en la creación de luces y sombras en zonas concretas del rostro. Para conseguirlo, basta con utilizar dos tonos de maquillaje, uno para conseguir el color natural de la piel y el otro, más oscuro, para corregir imperfecciones. Todo ello, unido a una buena iluminación, producirá un efecto óptico que contribuirá a crear una cara más fina y delgada.

Una corrección para cada tipo de rostro

Por la armonía de sus formas, el rostro ideal es el ovalado, por tanto siempre se tiende a simular esta forma en otros tipos de rostro, como el redondo, el cuadrado o el alargado.

 

El primer paso es aplicar de manera uniforme la base de maquillaje, que se recomienda además que sea hidratante. Después, debemos deslizar uniformemente el maquillaje habitual por todo el rostro y a continuación, dependiendo de la forma, se seguirán unos pasos u otros.

Cuando aplicas un color oscuro, hundes o disimulas la zona, y cuando aplicas un tono claro, la resaltas e iluminas.

Maquillaje cara ovalada

Este tipo de rostro es el más armonioso según los cánones de belleza actuales, por lo que no necesitará demasiada corrección. Tan solo nos limitaremos a contornear la línea que va por debajo del hueso del pómulo hasta casi el labio difuminándolo bien para que el resultado sea natural. Iluminaremos la zona T (frente-nariz) y la barbilla y pondremos un poco de colorete en los pómulos.

Maquillaje cara cuadrada

Sus rasgos principales son frente y mandíbula anchas, por tanto aplicaremos corrector oscuro desde el pómulo hacia las mandíbulas para hacer el rostro más fino y en los laterales de la frente para intentar alargar el rostro. Iluminaremos la parte alta de los pómulos y también la nariz y la barbilla.


Sácale partido a tu rostro

Cuando apliques los correctores y bases oscuras debes usar poca cantidad y extenderlo bien. ¡No tiene que notarse nada!

Maquillaje cara redonda

El rostro redondo es el que más correcciones necesita para crear volúmenes y formas. Las zonas a resaltar son la frente, debajo de los ojos, las mejillas y el mentón. Para los pómulos, hay que utilizar un tono más oscuro aplicándolo en la parte inferior y bajando un poco hacia la barbilla. Luego, se ilumina la parte superior con colorete en tonos melocotón y se arrastra hasta las sienes, para que parezca que la cara se alarga. También se puede iluminar debajo de los ojos y un poco en la barbilla, difuminándolo con un pincel.

Maquillaje cara alargada o triangular

Para que el rostro parezca menos alargado, lo ideal es aplicar polvos correctores oscuros desde las mandíbulas al mentón y desde las sienes hasta la zona central de la frente, es decir, de fuera hacia dentro, así se redondea la forma. Luego solo es cuestión de difuminarlo un poco y aplicar un poco de colorete.

Maquillaje cara rectangular

Lo principal para este tipo de rostros es disimular la anchura de la barbilla. Se aplica un corrector oscuro en los extremos, un poco de colorete y listo.

Sácale partido a tu rostro