Esmorzaret o almuerzo valenciano: ideas para bocadillos

Está entre el desayuno y la comida y a veces pasa desapercibido o peor aún, se omite, es el almuerzo, l’esmorzar para los valencianos.

A examen

4 marzo 2019

Comparte

La sana costumbre de parar de trabajar en el campo a mitad mañana para reponer energías y descansar, preferiblemente a la sombra y, con unas buenas viandas de por medio se arrastra desde hace siglos y en la Comunitat Valenciana su arraigo es indiscutible.

Con sus etapas de mayor o menor auge, l’esmorzaret ha sobrevivido a las tendencias en alimentación que se han ido sucediendo a lo largo de los años e, incluso, se mantiene pese a la llegada del acaparador brunch.  Más aún, goza de excelente salud y refuerza el poder del bocata de toda la vida frente a las tostadas de aguacate.

Pero, ¿cuál es la fórmula del éxito del almuerzo valenciano? Tomen nota

PICAETA+BOCATA+BEBIDA+CAFÉ


Almuerzos valencianos

 Es imprescindible abrir boca con un aperitivo. El clásico incluye cacaus, olives i tramussos (cacahuetes, aceitunas y altramuces) o al menos dos de ellos.  En la versión menos calórica, se
sustituye la picaeta por una ensalada valenciana o un plato de salazones.

 Bocadillos típicos valencianos

A los trabajadores del campo nunca les faltaba su pataqueta, su pan de chapata valenciano, cuando hacían su receso para almorzar. Dentro, sobre todo, se podía encontrar embutido mezclado con verduras de la huerta. Ahora son muchas las variedades de pan pero la ‘receta’ de los bocatas clásicos se mantiene.

 Pepito: panecillo pequeño relleno de titaina (pisto con atún típico de los poblados marítimos) que se fríe después de pasar por leche y huevo batido. Ideal para llevar.

• Almussafes: sobrasada, queso y cebolla a la plancha. Imprescindible servir bien caliente para que se integren bien todos los elementos.

 Brascada: ternera,jamón serrano, cebolla pochada y según la zona, tomate natural rallado para darle jugosidad.

 Blanc i negre: longaniza, morcilla y habas. Existen variedades sobre esta modalidad como el blanco con habas.

 Chivito: bacon, lomo y huevo con lechuga, tomate y mahonesa. Por si la lista de ingredientes no fuera ya larga hay quien le añade queso.


Bebida

Con este factor de la fórmula hay tantas posibilidades como gustos: agua, refrescos, cerveza, vino, vino con gaseosa

Café

Un buen café es el que cierra la suma perfecta del esmorzaret y aunque el tradicional es el cremaet que remata la faena a base de un flambeado con licor, canela, corteza de limón y granos de café, también ‘se aceptan’ otras modalidades pero siempre en formato corto: solo, cortado, bombón…

Por supuesto, que la mistela o la cazalla en chupito siempre son bienvenidas para la mascletá final.