Los beneficios de madrugar

Levantarse temprano es saludable. Las ventajas de despertarse pronto son muchas. Aunque hay ciertas personas que no les cuesta nada ser madrugadoras, otras lo ven como algo imposible. Pero existen algunos trucos que podemos aplicar para lograrlo y conseguir nuestro objetivo. Madrugar es beneficioso no solo para la salud física, sino sobre todo la mental. 

Salud y BELLEZA

17 diciembre 2017

Comparte


Suena el despertador y empieza nuestra lucha interna entre levantarnos o quedarnos en la cama 5 minutos más, o 10, o 15… y entonces, cuando por fin nos levantamos, vuelven las prisas, los agobios y los ‘llego tarde otra vez’. Pero lo cierto es que las ventajas de madrugar son muchas, y aunque nos cueste levantarnos pronto por las mañanas, si vamos modificando nuestros hábitos, acabaremos por conseguirlo. 

La excusa de que uno es más eficiente por las noches ya no vale. De igual forma que el hábito hace al monje, tenemos que empezar una rutina diaria para que no nos cueste tanto levantarnos. Y esto pasa por analizar lo que hacemos antes de dormir. Aunque creamos que es difícil, despertarse pronto y sin sueño es posible. 

 Seguro que muchas veces te sientas en el sofá después de cenar y ves cualquier cosa que hagan en la tele o, simplemente, consultas tus redes sociales durante un buen rato. ¿Realmente nos aporta algo? Estas son las armas a las que recurre nuestro cuerpo para resistirse a levantarse por las mañanas. Porque la solución principal para despertarse antes empieza por la noche, antes de dormir, y por concienciarnos de que levantarse temprano es saludable. 

 

5 TRUCOS PARA LEVANTARSE MÁS PRONTO

1. Ponte una alarma para irte a dormir y hazle caso. Cumpliendo siempre las 7-8 horas de sueño al día.

2. Si no te duermes, haz alguna actividad relajante como leer.

3. Programa tu alarma 2 minutos antes. Poco a poco ve adelantando un poco tu hora de levantarte y así tu cuerpo se irá acostumbrando. Si cambias el tono de tu alarma puede que te resulte más fácil.

4. Cuando esa alarma suene, sal de la cama inmediatamente, sin excusas. Puedes ponerte el despertador lejos para tener que levantarte a apagarlo.

5. Y cuando por fin estés despierto y levantado, haz algo que recompense tu esfuerzo: tómate un café con leche mientras lees tranquilamente el periódico, pon un poco de música motivadora, dúchate con algún jabón que huela bien, sal a correr…



¿A quién madruga, las flores le ayudan?

Un estudio firmado por la Universidad de Harvard y el Hospital General de Massachusetts afirma que las personas se sienten más alegres y con más energía si miran flores a primera hora de la mañana. Especialmente en las habitaciones que más visitan en ese periodo de tiempo. Y la que más triunfa es la cocina.

Si a esto le sumamos la recomendación de las 7-8 horas de sueño diarias, también es probable que nos cueste menos levantarnos. Además, existen estudios que demuestran que los mañaneros tienden a ser más productivos y mejoran su concentración y memoria. A continuación vemos los principales beneficios de madrugar.

 Los mañaneros tienden a ser más productivos y mejoran su concentración y memoria.

 • Supera tus retos: demostrarse a uno mismo que se puede ganar la batalla contra el despertador sirve también para motivarse de cara a otros retos, ya sean profesionales o personales. La satisfacción de haber cumplido una meta es la mejor recompensa.

 Gana tiempo para ti: analizar por qué no se tiene tiempo para nada buscando cuáles son nuestras distracciones y eliminándolas de nuestra rutina diaria es fundamental. Ese tiempo ganado se puede aprovechar para levantarse más pronto y aprovechar el día. Con solo despertarse una hora más temprano cada mañana se ganan 15 días al año.

• Haz ejercicio: con tan solo 15 minutos de ejercicio diario es suficiente para cargar nuestras pilas y tener más energía, concentración,entusiasmo y, lo más importante, salud. Podemos convertirlo en una de nuestras rutinas matutinas para empezar bien el día.

• Tiempo para pensar: levantarse temprano y estar a solas con uno mismo, sin ruidos, sin distracciones y sin prisas, es bueno para planificar el día y rendir más. Además, es en esos momentos cuando surgen las mejoras ideas porque nuestra mente está despejada y sin agobios.