¿Morena todo el año? Sí, se puede

Acaban las vacaciones y volvemos a nuestras rutinas cotidianas. Para retrasar el 'síndrome postvacacional' en tu piel, te proponemos siete consejos que te ayudarán a que tu moreno permanezca dorado durante más tiempo. ¡Toma nota!

Salud y BELLEZA

9 septiembre 2016

Comparte

1. HIDRÁTATE

Mantener la piel hidratada, tanto por dentro como por fuera, es fundamental para prolongar nuestro moreno y para que luzca un aspecto sano y bonito. Debemos utilizar, a diario, cremas hidratantes para evitar descamaciones y que acabemos pelándonos. También es importante beber mucha agua, para hidratarnos por dentro, ya que influye directamente en el aspecto de la piel, mejorando su elasticidad.

2. EXFOLIACIÓN

Tras la época estival, es recomendable utilizar exfoliantes corporales suaves para eliminar las células muertas, según la Academia Española de Dermatología. Estos productos mejoran, además, la penetración de las cremas hidratantes. Se deben utilizar en intervalos de, al menos, 10-12 días.

3. SIGUE CON EL AFTERSUN

Para ralentizar al máximo ‘el blanco oficina’ en nuestra piel, sigue
utilizando el aftersun. Habitualmente estas cremas, además de calmar la piel, contienen productos activos que prolongan el bronceado, como péptidos y antioxidantes. Se puede utilizar a diario,
combinándolo con tu crema hidratante habitual.

¿Sabías que..?

Hay alimentos que potencian el moreno, como el tomate, la sandía, la zanahoria, las espinacas..

4. AUTOBRONCEADOR

El autobronceador potenciará el tono de la piel, gracias a una molécula, la DHA, que aprovecha la reacción química de la oxidación al entrar en contacto con la piel. Lo puedes encontrar tanto en formato de toallitas, como de leche corporal.

5. ALIMENTOS ALIADOS

¿Sabías que hay alimentos que potencian el moreno? Tomate, sandía,
zanahoria, espinacas… ayudan a conservar el dorado en tu piel durante más tiempo:

• Zanahoria: es buena para broncear, pero también para mantener el
bronceado. La podemos tomar licuada, con un poco de agua. La razón es por su alto contenido en provitamina A o betacaroteno, que hace que formemos retinol, que influye en la pigmentación de la piel porque activa la melanina.

• Frutos rojos: contienen antocianos, que son antioxidantes. Además, ayudan a fortalecer y conservar el colágeno en el cuerpo, lo que mejora la elasticidad de la piel.

• Aceite de oliva: por sus ácidos grasos naturales y su aporte de vitamina E y K, que permite mantener la elasticidad en la piel y que tenga un aspecto saludable. 

• Tomate: también son ricos en betacarotenos, como el licopeno,
que es lo que le da ese color rojo característico, como la sandía, las
cerezas o las fresas. Lo que hace el tomate es dar un aspecto más sano y suave a la piel.

• Mucha vitamina C: a través de cítricos y kiwis: la vitamina C es un potente antioxidante que estimula la formación de colágeno en la piel.

 Grasas insaturadas: son las grasas ‘buenas’, como la grasa poliinsaturada, presentes en el pescado azul, frutos secos, aguacate, salmón, atún, caballa, sardinas o en la soja. Ayudan a la elasticidad de la pie.

 Cereales y legumbres: porque contienen manganeso, que es un
mineral que absorbe los rayos UVA y actúa como filtro, bloqueando
los radicales libres y ayudando a la pigmentación de la piel. También está presente en las nueces.

Es importante beber mucha agua para hidratarnos por dentro.

6. DUCHAS DE AGUA FRÍA

¿Las duchas de agua fría son beneficiosas durante todo el año porque
activan la circulación. Hay que tener en cuenta que el agua demasiado caliente puede provocar deshidratación en la piel, haciendo que se descame y, finalmente, nos pelemos.

5. NUTRICOSMÉTICA

Al igual que sucede con la hidratación de nuestra piel, también podemos alargar el bronceado con pastillas bronceadoras. Funcionan estimulando la melanina y la pigmentación cutánea, sin que tengamos que tomar el sol. Consulta con tu farmacéutico o tu especialista en belleza, ya que están desaconsejadas para personas con melasma (manchas oscuras de color marrón localizadas habitualmente en la cara).