Tipos de lechuga

Romana, trocadero, iceberg, rúcula, hoja de roble, escarola... ¿Conoces los tipos y variedades de lechuga más comunes en las ensaladas?

Los frescos

14 noviembre 2018

Comparte


¡Ay, la lechuga! Amada y venerada. Tantas veces tratada con injusticia, cuando en realidad es el elemento esencial de cualquier ensalada y uno de los alimentos más sanos en nuestra dieta. El error, muchas veces, está en la elección del tipo de lechuga. Romana, trocadero, iceberg, rúcula, hoja de roble, escarola… Para quienes se sientan desorientados entre todos estos nombres, vamos a hacer un repaso por las variedades más comunes y aquellas que se utilizan con frecuencia en las ensaladas. Hablaremos de sus características y propiedades, además de la combinación de sabores más adecuada para lograr platos deliciosos.


Variedades de lechuga más comunes

  • La Romana. Posiblemente, la más conocida y habitual en las ensaladas españolas. Tallo fuerte y hojas largas, de color verde intenso. Su precio es muy ajustado y nuestro paladar está muy acostumbrado a su sabor, que combina con cualquier ingrediente.

  • Trocadero. También muy habitual, pero en lugar de ser alargada, su forma recuerda a una flor (o a un repollo, como lo quieras ver). Se trata de una variedad francesa, de hojas finas y textura suave, cuyo sabor es más delicado y demanda aliños discretos.

  • Escarola. Difícil de ver en verano, pero te hartarás de encontrarla en invierno. Su hoja dentada y su color oscuro la hacen inconfundible. También su sabor es distintivo, debido a la amargura, que va disminuyendo conforme uno se adentra en el cogollo. Pero un dato a su favor: es la más adecuada para combatir la retención de líquidos.

  • Hoja de roble. Y del invierno, al verano y la primavera, estaciones óptimas para este tipo de lechuga. Sus hojas grandes y onduladas, de color verde y marrón (casi morado), hacen fácil entreverla en el mézclum. Al ser más dulce, combina bien con la fruta.



  • Iceberg. Tiene verdaderos seguidores, pero también algún detractor, dado que su sabor es bastante neutro. La textura, en cambio, resulta crujiente por el grosor de las hojas. Visualmente se parece a la Romana, pero más pequeña y menos verde. Es una variedad que se encuentra con frecuencia en sándwiches y bocadillos.

  • Rúcula. Como buena lechuga mediterránea, alcanza su máximo esplendor durante el verano. Es fácil de distinguir, dado que normalmente viene en hojas sueltas, de forma alargada y dentada. Algo menos amarga que la escarola, admite todo tipo de aliños.

  • Canónigos. Sí, los chiquitines. Sus pequeñas hojas son una gran fuente de hierro y potasio, resultan diuréticos y combaten la anemia; ahí es nada. Dado que tienen un sabor fresco y herbáceo, casan muy bien con sabores fuertes. Los más conocidos son los canónigos de Tudela.

  • Achicoria roja (o Radiccio). El color intenso es su máximo distintivo, pero también los nervios blancos y la forma redondeada. Como tiene un sabor fuerte, amargo y picante, suele mezclarse con otras lechugas verdes. Se le atribuyen propiedades digestivas.


Compra lechuga online

¿Quién te ha dicho que la lechuga no se puede comprar por Internet? La sección de frescos del supermercado también se presta a la cesta online, de modo que se pueden adquirir todas las variedades anteriores (y unas cuantas más) en bolsas, bandejas, envasadas y al natural. Incluso se puede optar por la gama de ensaladas que ya vienen preparadas con múltiples opciones.