Vitamínate. Prepara tu cuerpo para el otoño.

Aunque todavía nos quedan días de verano y de sol, septiembre, por regla general, es sinónimo de volver a la rutina e ir reduciendo las horas de exposición solar. Los cambios de estación afectan, tanto física como mentalmente, por eso te contamos los mejores consejos y cuáles son las mejores vitaminas para el otoño.

Salud y BELLEZA

14 octubre 2019

Comparte

 Consejos para llevar bien el otoño

1. Duerme bien. Dormir nos ayuda a sentirnos mejor, física y anímicamente. Hacerlo, al menos, 8 horas al día es, junto con la alimentación, la clave para tener un estilo de vida saludable. Además, con un sueño reparador nos cansamos menos, tenemos mejor resistencia física y nos concentramos mejor en nuestras tareas diarias.

2. Aprovecha las horas de sol. Ahora que anochece cada vez más temprano, debemos aprovechar las horas de luz al máximo. En primer lugar, para tomar la vitamina D que nos da el sol, que, entre otros beneficios, ahuyenta la depresión, mejora el aspecto de la piel, fortalece los huesos y puede aumentar el número de glóbulos blancos, lo cual es perfecto para protegernos de los resfriados propios de esta época del año. En segundo lugar, debemos aprovechar estas horas para hacer ejercicio, que nos ayudará a producir endorfinas, que son las encargadas de hacernos sentir de mejor humor, creando un estado de bienestar.

3. Cuida tu alimentación. Elegir alimentos de temporada y mantener una dieta sana y equilibrada nos ayudará a fortalecer el sistema inmunológico y a estar fuertes para la llegada del frío. Los alimentos ricos en vitaminas y minerales nos ayudarán a prevenir gripes y catarros, tan propias de esta estación. Calabaza, acelgas, espinacas, boniato, col, setas y judías, son algunas de las verduras de temporada del otoño. En cuanto a la fruta, podemos encontrar manzanas, mandarinas, granadas, naranjas, uvas y frutas del bosque como moras, arándanos o grosellas.

4. Protege tu piel. Es importante proteger la piel, tanto por dentro como por fuera. Beber dos litros de agua al día es fundamental para mantener una piel hidratada por dentro. Los aceites esenciales nos ayudarán a hidratar, nutrir y reparar la piel por fuera después de los excesos a los que nos exponemos en verano: sol, mar y cloro. No debemos olvidar exfoliar la piel para eliminar las pieles muertas e impurezas y así que los aceites puedan actuar mejor.

5. Sanea tu pelo.
 El pelo y la piel son los dos grandes afectados del verano por la exposición solar, el salitre del mar y los cloros de las piscinas. Así que, probablemente, las vacaciones hayan hecho mella en nuestro cabello, dejándolo seco y estropeado. La llegada del otoño es el momento ideal para hidratar, nutrir y recortar las puntas del pelo y, así, darle un aspecto más saludable.  


Vitamínate. Prepara tu cuerpo para el otoño.


Vitaminas, de la A a la E, para recibir al otoño

El fin de las vacaciones es, para muchos, sinónimo de prepararse para la nueva estación y echar mano de los complejos multivitamínicos, pero no siempre son necesarios. Te proponemos las 7 vitaminas que no pueden faltar en tu dieta y en qué alimentos encontrarlas.

1. Vitamina A. En otoño, tomar vitamina A es fundamental para no coger ni un resfriado, ya que es la encargada de reforzar el sistema inmunitario. Se encuentra, principalmente, en las frutas y verduras naranjas, como la zanahoria, el melocotón o albaricoque.

2. Vitamina B6. Esta vitamina se encarga de quemar grasas para estar más concentrado durante el día. Es el aliado ideal, tanto para personas que quieran perder peso, como para personas que tengan que estar concentradas durante un tiempo largo. Se encuentra en muchos alimentos, como la carne roja, huevos o pescado.

3. Vitamina B9. Más conocida como ácido fólico, su importancia radica en la necesidad de fabricar glóbulos rojos, necesarios para que el cuerpo entero se nutra correctamente. Esta vitamina se encuentra en legumbres, judías o espárragos y cítricos, como la naranja o el pomelo.

4. Vitamina C. 
Esta vitamina es la responsable de la creación del colágeno, un compuesto que se encuentra entre las células, así como de la absorción del hierro. Se encuentra, especialmente, en los cítricos, como las naranjas, pomelos o limones.

5. Vitamina D. El principal objetivo de esta vitamina es la absorción del calcio en los huesos, de hecho, se recomienda su consumo para evitar la osteoporosis. El mismo cuerpo es quien genera la vitamina D cuando nos exponemos a la luz solar, un simple paseo es suficiente para mantener los niveles óptimos de esta vitamina. La yema de huevo o los pescados grasos, también son alimentos ricos en vitamina D.

6. Vitamina E. La vitamina E tiene un gran poder antioxidante por lo que contribuye a la protección de las células frente a la oxidación ocasionada por radicales libres, compuestos que se forman cuando el cuerpo transforma los alimentos consumidos en energía. Estas propiedades antioxidantes ayudan al sistema inmunológico, pero también al nervioso y al cardiovascular. Esta vitamina se encuentra, sobre todo, en aceites vegetales, que se utilizan, incluso, para hidratar el pelo de forma natural, pero también en frutos secos, como los pistachos o las pipas de calabaza, y en guisantes, dorada, maíz dulce o espinacas en conserva.