Recetas con queso fresco sanas y saludables

El queso fresco, también llamado blanco, es un alimento fundamental de la dieta mediterránea. Es un tipo de queso blando, que retiene el suero de la leche, sin corteza, ni proceso de maduración ni refinado.

Hoy comemos

22 mayo 2019

Comparte


Originariamente se hacía con leche de oveja, aunque en la actualidad suelen ser de leche de vaca o de mezcla de vaca y oveja. Destaca su sabor ligero, con toques salados.

Dentro de los quesos frescos, destaca el de Burgos, que toma su nombre de dicha ciudad castellano leonesa, cuyas bajas temperaturas y altitud propiciaron su aparición, cuando sus habitantes acudían al mercado semanal para vender el queso, ya que podía conservarse en buenas condiciones, sin necesidad de curación.

¿Conoces las propiedades del queso fresco?

El queso fresco destaca por su alto contenido en proteínas y minerales. Es rico en calcio, como cualquier lácteo, por lo que contribuye al mantenimiento de los huesos. Su aporte de fósforo contribuye al metabolismo energético normal y al mantenimiento de los dientes.

Deliciosas ensaladas con queso fresco

El queso fresco es muy versátil y lo podemos utilizar para llevar una dieta sana y equilibrada, tanto en recetas dulces como saladas, frías o calientes. Al tener un sabor tan suave y ligero, combina con casi cualquier tipo de lechugas, diversos tipos de verduras de hoja (espinacas, acelgas, endivia, achicoria…) con frutos secos, frutos del bosque, pasas, frutos del mar o aguacate, incluso con naranja o manzana. Así que, deja volar tu imaginación…


Ensalada de tomate con queso fresco
- Brochetas de tomate cherry 
- Ensalada de queso fresco y berenjena
- Ensalada de espinacas frescas con arándanos, nueces y queso fresco.




Y también podemos utilizar el queso fresco para postres:

Muffis de queso fresco con nueces 

Tarta de queso con naranjas y chocolate  


Queso fresco a la plancha

El queso fresco frito, típico de la Región de Murcia y Albacete, es una delicia en cualquier parte de España y muy fácil de preparar. Aunque podemos utilizar cualquier tipo de queso fresco, parece ser que el de cabra tiene mayor consistencia y queda mejor. Si quieres derretirte con su sabor, toma nota:


Ingredientes:

- Trozos de queso fresco de cabra
- Tomates maduros
- Medio pimiento verde
- Medio pimiento rojo
- Aceite de oliva virgen
- Sal.

Elaboración:

- Freímos los pimientos, cortados en trocitos medianos, con un buen chorro de aceite de oliva. Y reservamos.

- Cocinamos los tomates, rallándolo y lo pondremos en la sartén para que pierda el agua. Sazonamos al gusto y añadimos un poco de azúcar para que pierda el ácido. Cocinamos a fuego lento.

- Mezclamos el tomate frito con los pimientos y reservamos.

- Freímos el queso fresco de cabra en abundante aceite de oliva virgen bien caliente. Los trozos de queso deben ser gruesos, de un centímetro, más o menos.

- También lo podemos hacer rebozado, en huevo y pan rallado, aunque no es la receta original del queso frito del Altiplano murciano.