Plato de mariscos cocidos

Un plato sencillo, delicioso y muy sano. Pero, a la hora de cocer los mariscos y para que nos queden perfectos, es importante tener en cuenta los siguientes consejos.

Pescados

26 noviembre 2018

Comparte


- La olla en la que cocinemos debe de ser siempre lo suficientemente amplia para que quepan holgadamente.

- Cuando el marisco está vivo, debemos ponerlo a cocer en agua fría, dejando que llegue a hervir. En ese momento empezaría a contar el tiempo de cocción.

- Cuando el marisco no está vivo o es congelado lo echamos en el agua hirviendo contando el tiempo de cocción desde que comienza a hervir de nuevo.

- Para que el marisco mantenga su color es recomendable descongelarlo antes de la cocción, de esta manera los corales seguirán rojos.

- Para aromatizar, una buena opción es el laurel, según gustos.

- Los crustáceos, al tener caparazón, los limpiamos simplemente pasándolos por agua fría. Si son frescos, las antenas y los ojos deben estar brillantes y saltones.

- Los moluscos suelen tener tierra en su interior. Para quitarla, los limpiamos sumergiéndolos en abundante agua con sal durante varias horas.


Cada uno necesita una cantidad de agua y un tiempo de cocción diferente. Esta tabla es una buena referencia:

  • Buey mediano | 60 gr/l | 18 minutos
  • Buey grande | 60 gr/l | 20 minutos
  • Centollo mediano | 60 gr/l | 15 minutos
  • Centollo grande | 60 gr/l | 18 minutos
  • Cigala mediana | 60 gr/l | 1’5 minutos
  • Cigala grande | 60 gr/l | 3 minutos
  • Gamba | 50 gr/l | 1 minuto
  • Langostino mediano | 60 gr/L | 1’5 minutos
  • Langostino grande | 60 gr/l | 2 minutos
  • Bogavante mediano | 60 gr/l | 20 minutos
  • Bogavante grande | 60 gr/l | 28 minutos
  • Nécora pequeña | 60 gr/l | 5 minutos
  • Nécora grande | 60 gr/l | 7 minutos